Si te dan fuertes calambres durante la noche te recomiendo este remedio casero

Remedios 7232 Visitas

Los dolores de calambres es un problema que afecta a la mayoría de las personas sean hombres o mujeres. Si eres de las que también te has levantado a media noche con un fuerte calambre en una o ambas piernas. Estos calambres nocturnos suelen ser de lo peor, el dolor es insoportable y hasta nos dejan inmóviles.
¿Te has preguntado alguna vez a que se deben estos molestos calambres? Si ese es el caso, has llegado al lugar indicado. Hoy te hablaremos que nos produce los calambres nocturnos y cómo combatirlos.

Los calambres nocturnos son contracciones involuntarias y repentinas de los músculos. Esto puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, aunque las zonas más comunes son los brazos, y piernas. Los mismos producen un gran dolor, principalmente en las pantorrillas cuando es en las piernas. Otro lugar al que suelen atacar es a los cuádriceps en los muslos. Generalmente aparecen cuando entramos en un sueño profundo o estamos por despertarnos.

Cuando aparecen episodios de calambres, lo menos que queremos hacer es movernos. Si tratamos de hacerlo, el dolor será todavía más agudo y no podremos soportarlo. Por tal razón, a nadie le agrada cuando un calambre llega y lo ataca. Si tú quieres evitarlos, la mejor solución es atacar aquellos que los provoca. A continuación, te enlistamos sus causas más comunes y cómo luchar contra ellas.

Poca agua

Si últimamente estas padeciendo de calambres constantes, probablemente estas tomando poca agua. Otra razón es que te estas pasando en los niveles de fibra y no hay suficiente líquido para procesarlas. las bebidas alcohólicas también pueden ser un detonante de los calambres nocturnos.

Alimentos poco saludables

El cuerpo necesita ciertos nutrientes y minerales para estar saludable. Si el cuerpo se ve si ellos, puede desencadenar reacciones espasmódicas y calambres. Para evitar esto, consume vitamina D, Magnesio y otros minerales.

Desorden químico sanguíneo

Este desequilibrio puede ser producto de la poca absorción de calcio y potación por el organismo. Como resultado, los calambres comenzarán a ser más frecuentes. También pudiera deberse a un exceso de fosforo o la presencia de hipoglucemia.

Otra posibles causas pudieran ser el embarazo, sedentarismo, obesidad, mala postura al dormir. También lo podría detonar el estrés laboral y mental, abuso de anticonceptivos, estatinas, antipsicóticos y otras cosas que alteran el equilibrio químico del cerebro. Finalmente, podemos mencionar la edad avanzada. Luego de los 60 años, la tercera parte de las mujeres tienen riesgos de padecer de calambres.

Cómo combatir el calambre

Postura: trata que la dirección de tus piernas esté en la misma que el resto de tu cuerpo. En caso de dormir boca abajo, asegúrate que tus pies estén en la misma dirección.

Dietas: ingiere alimentos ricos en magnesio, potasio y calcio. Además, debes tratar de reducir tu ingesta de café y bebidas alcohólicas.

Evita el frio: para nadie es un secreto que el frio contra los músculos. Por ende, debes evitarlo para que las contracciones no se conviertan en calambres.

Estiramiento: antes de irte a la cama, realiza ejercicios de estiramiento de la punta del pie. Esto te ayudará a relajar las pantorrillas. Si quieres puedes practicarlo sentado o de pie.

Hidratación: trata de consumir al menos 2 litros de agua por día para que no sufras de calambres.

Qué hacer cuando aparezca el calambre nocturno

Póngase de pie y camine: esto será muy doloroso, pero el movimiento terminará con la contracción muscular.

Utiliza compresas frías o paños tibios y colócalos en el área donde apareció el calambre.

Masajes: realiza suaves masajes circulares para estimular la circulación de la sangre.

Cuando aparezca el calambre, contraiga la posición del musculo para obligarlo a relajarse.

Para cuando el calambre vaya desapareciendo, bebe mucha agua. Si el fenómeno no desaparece y la piel empieza a inflamarse y ponerse roja, consulte a su médico.

Estire las piernas: si estas parado, pon las manos en la pared y deja la pierna acalambrada totalmente estirada con el talón apoyada en el suelo en su totalidad, mientras tu otra pierna se flexiona. En caso de estar sentado, inclínate hacia delante y topa la punta de tu pie, tirando en dirección al cuerpo.

De esta forma tan sencilla puedes combatir el calambre en cualquiera de sus formas. Por lo tanto, no sigas sufriendo por esta causa, aplica los consejos que te dimos y desaparecerán por completo. Ayuda a tus amigas a deshacerse de los calambres; solo tienes que compartir con ellas este artículo.

Compartir

Comentarios